Gateway LoRaWAN para interiores o exteriores

Un objeto IIoT, como un sensor de datos o un actuador, necesita energía para transmitir o recibir datos, hacia o desde una gateway IoT. El protocolo LoRaWAN hace posible usar poca energía para transmitir o recibir pequeños paquetes de datos a largas distancias (hasta 15 km en áreas abiertas y típicamente hasta 2 km en la ciudad).
Con LoRaWAN, por lo tanto, es posible, por ejemplo, instalar un sensor inalámbrico alimentado por un conjunto de baterías, subterráneo para medir el consumo de un medidor de agua y enviar una alerta a una gateway LoRaWAN en caso de consumo anormal. La autonomía del sensor puede en este caso superar los 10 años, sin cambiar las pilas. La instalación es rápida (no hay que tirar de cable de alimentación ni de red) y el mantenimiento es mínimo.

Papel de la gateway LoRaWAN

Las gateway LoRaWAN reciben (o envían) señales de sensores LoRaWAN, los agrega y los transmite a los servidores de la red a través de una conexión IP, utilizando Internet (WiFi o Ethernet) o una red celular.
Pueden formar parte de una red operada y en este caso su uso está condicionado a una suscripción a la red del operador. También es posible, si el área no está cubierta o para almacenar datos localmente o si tiene una gran cantidad de sensores, adquirir una gateway para crear una red privada.