Pantalla táctil resistiva

Las pantallas táctiles resistivas se componen de dos capas de material conductor con un espacio entre ellos. Cuando toca la pantalla, las capas entran en contacto y se detecta el punto de contacto. Las pantallas táctiles resistivas funcionan con cualquier objeto que ejerza presión, incluidos guantes normales y lápices ópticos no conductores.